Vino sin alcohol: todo lo que debes saber

No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Es una de las modas crecientes en el mundo de la enología y, aunque lleva ya más de una década produciéndose, parece que ha llegado definitivamente para quedarse: el vino sin alcohol. Si no hace tanto la cerveza sin alcohol parecía una estafa insulsa, la realidad es que todo indica que esta variante del vino tradicional se asentará en el mercado antes o después, más teniendo en cuenta la creciente sensibilización en la sociedad por una alimentación sana.

Obviamente este vino también es un remedio ideal para todos aquellos que no pueden beber alcohol, sobre todo personas de edad avanzada con enfermedades hepáticas irreparables. Sin embargo, del mismo modo que los grandes amantes de la cerveza apuntan que la cerveza sin alcohol no es cerveza, los más puristas del sector enológico no quieren catalogar el vino sin alcohol como vino propiamente, sino más bien un derivado artificial. Porque exactamente… ¿Cómo se hace el vino sin alcohol?

bodegas-vino

Cómo se hace el vino sin alcohol

Es la pregunta que nos hacemos todos los expertos en esta bebida tan especial. En este caso se trata de un vino absolutamente normal, al que más que añadírsele cosas, se le quita. Se puede conseguir de diversos modos. Uno de ellos pasa por someter a un proceso de condensación a baja temperatura que evapora paulatinamente el alcohol producido durante la fermentación. Anteriormente, también se usan uvas previamente tratadas que garantizan la obtención de un bajo contenido alcohólico.

Recientemente se han incorporado grandes avances tecnológicos que han dado lugar a la Columna de Conos Rotatorios, metodología por la cual se separa el vino en tres partes (aromas, alcohol y «zumo») para mezclar finalmente las dos que nos interesan. Otra es la osmosis inversa, mucho más compleja científicamente hablando y que juega con la destilación.

En realidad el proceso de elaboración no dista de mucho del de muchos vinos de baja graduación que se someten prácticamente a los mismos procesos. El objetivo es sobre todo mantener la gran cantidad de aromas que hacen especial a cada vino tratando de garantizar el 0% de alcohol.

Variedades de vino sin alcohol

El vino sin alcohol admite sencillamente todas las variedades que uno quiera, desde tintos y blancos hasta rosados y espumosos. Por lo tanto, todos pueden servir para los fines habituales a los cuales los destinamos de forma normal. De este de modo, los vinos blancos sin alcohol casan a la perfección con el pescado y el marisco, mientras que los tintos lo harán con el queso o la carne roja. Aunque como ya sabes, este es otro tema que también causa muchas discusiones entre expertos.

vinedo

Otras curiosidades del vino sin alcohol

Los entendidos en la materia han optado por el momento por llamar a esta bebida «vino desalcoholizado«, hasta que no haya un acuerdo oficial sobre cómo denominar a esta variedad vinícola. En España ya hay varias bodegas que se dedican a producirla y algunas plataformas online que se dedican a comercializarlo, por lo que uno lo tiene muy fácil para probarlo.

Como has podido imaginar a lo largo del texto, algunos de estos vinos no hacen una desalcoholización perfecta y sí que terminan presentando unas décimas de graduación. Sin embargo, es imperceptible en el sabor. Por otro lado, la eliminación de azúcares hace que la saludabilidad del vino sin alcohol sea mucho mayor, y accesible a grupos de población importantes como los diabéticos.

Además, se sirven normalmente un poco más fríos de lo normal, rondando los 5 grados, ya que son muy suaves y muchos más agradables al paladar de esta forma. Deberemos estar atentos a la evolución de esta bebida tan curiosa.


No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Enlace permanente a este artículo: http://www.enoturismoweb.com/vino-sin-alcohol/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies